Relojes sumergibles

cuando_es_sumergible_un_reloj_consejos_reloj_mojado_

-¿Cuando es sumergible un reloj?

La respuesta a esta pregunta es simple; un reloj es sumergible cuando sus propiedades resisten una inmersión sin que el agua entre en su maquinaria afectando al funcionamiento correcto.

A la hora de comprar un reloj, solemos apreciar en su esfera, o la tapa una información sobre "sumergibilidad", casi siempre un número, acompañado de una M (metros) o la abreviatura ATM (atmósferas); si exigimos que éste sea sumergible, tendremos que tener claro qué tipo de impermeabilidad necesitamos, pero también saber la equivalencia real entre esos datos que aparecen en el reloj y la resistencia real.

Prácticamente cualquier reloj sea cual sea su precio o calidad, ya nos suele indicar una resistencia de 50M; es evidente que eso no significa que puedas sumergir el reloj a 50 metros de profundidad ni mucho menos; qué quiere decir por lo tanto ese dato de 50M?

En el plano industrial, la resistencia a una inmersión en el caso de relojes estándar se controla con la norma ISO 2281 y en el caso de relojes específicos para submarinismo, se rige por el ISO 6425. Éstos determinan la resistencia del reloj, al hacer una prueba en fábrica bajo una presión estática, de la cual se obtiene una clasificación por niveles; esa cifra en atmósferas, o metros, tiene una equivalencia, que si bien no es "oficial", nos ayuda a prevenir, y hacer un uso de nuestro reloj en base a sus posibilidades conservando su estanqueidad.

 

Tabla de equivalencias entre Resistencia al agua y el uso que le damos al reloj:

tabla resistencia al agua de un reloj 

 

-Consejos; antes de mojar tu reloj:

Si la "sumergibilidad" de tu reloj lo permite y vas a usarlo mientras haces alguna actividad dentro del agua, tienes que tener en cuenta la tabla anterior, a pesar de ello hay una serie de consejos a tener en cuenta:

-Si tu reloj tiene un mínimo de 10ATM, (a veces inferior )es recomendable realizar una prueba de hermetismo que determine si la resistencia al agua del reloj se conserva con los valores que indica; sobre todo, en un cambio de batería, es conveniente realizar esta prueba ya que en ocasiones se alteran (de forma inevitable) las condiciones que el reloj puede traer de fábrica.

-Asegúrate de que la corona del reloj (con la que cambiamos la hora) está bien cerrada y no "cabecea" al girarla

-Comprueba que el cristal del reloj no tenga ninguna fisura.

-Salvo en modelos específicos para submarinismo, procura no manipular el reloj mientras está sumergido.

-Evita las fuentes de agua a presión, duchas, chorros, etc.

-Si la inmersión es en agua salada, aclara el reloj con agua del grifo (sin presión) para evitar que la sal deteriore algunas piezas.

 

Además del uso dentro de una piscina, mar, etc. hay situaciones cotidianas que pueden afectar a nuestro reloj, como por ejemplo al usar guantes y tapar el reloj con estos, creamos una atmósfera "sellada" en la que se concentra la humedad del propio sudor de la mano; los ambientes cargados de vapor de agua como las saunas, baños turcos, etc pueden ser tan perjudiciales como una inmersión.

 

-¿Qué tengo que hacer si le entra agua a mi reloj?

Si a pesar de tomar todas las precauciones que hemos comentado aprecias signos de que el agua ha penetrado en la caja del reloj (cristal empañado o pequeñas gotas de agua), es conveniente tomar medidas lo antes posible, ya que el agua del interior obviamente afectará a la maquinaria de nuestro reloj; evidentemente, la medida recomendada es llevarlo lo antes posible a tu relojero de confianza y que este lo desmonte y seque con la mayor brevedad posible usando los medios de que dispone. Es conveniente detectar la vía de entrada de agua que ha provocado el pequeño incidente y darle solución. 

*Es aconsejable que el reloj permanezca en la muñeca durante el periodo de tiempo que pasa desde que detectas el agua hasta que lo revisa un profesional, ya que el calor de la muñeca hace que el agua se condense sobre el cristal evitando que se deposite en la maquinaria.

Existen métodos "caseros" algo rudimentarios pero que a falta de un profesional para una urgencia puede ayudarnos a salvar nuestro reloj. Una de ellas es el "silica gel", esas bolsitas que encontramos en ocasiones en todo tipo de envases para preservar de la humedad sobre todo aparatos electrónicos. Si tienes a mano una de esas bolsas de gel, introduce el reloj afectado y la bolsa de silica gel (no soltar el contenido) dentro de una bolsa que cierre herméticamente y dejar que el gel actúe absorbiendo la hume dad.

Otro método mucho mas casero y asequible es hacer algo similar con arroz (crudo, tal cual sale de la bolsa), sus propiedades consiguen un efecto similar al "silica gel", aunque menos efectivo. Sumerge el reloj entre granos de arroz y preserva de la humedad ambiental con una bolsa o plástico de cocina, procurando no mover mucho nuestro "invento" ya que el arroz puede soltar "polvo" que afecte a nuestro reloj.

Si puedes evitar estos métodos acudiendo a un profesional será mucho mejor para tu reloj.